Confianza epistémica y el caso del termómetro

En filosofía a veces hay ejemplos entretenidos de argumentos. Hoy recordé uno que considero muy bueno (y entretenido) que encontré para un ensayo de epistemología el año pasado:

Pritchard (2008) pone el caso de un termómetro. Supongamos que me formo la creencia sobre la temperatura de una habitación a través de mirar un termómetro. Supongamos además que este es un mecanismo confiable para formase creencias respecto a esta temática, pero que su confianza está totalmente desconectada con mis habilidades cognitivas. Por ejemplo, supongamos que el termómetro en realidad estaba malo y que su temperatura variaba al azar dentro de cierto rango. No obstante la confianza en el proceso de formación de la creencia se preserva ya que había alguien escondido en la habitación que se encargaba que cada vez que yo viera el termómetro, la temperatura de la habitación era ajustada para que calzara con la del termómetro. En un caso como este, el contextualismo se quedaría corto: se cumple con el requisito de los estándares epistémicos además de que la creencia se forma causalmente de la manera adecuada.


Pritchard (2008) GRECO ON KNOWLEDGE: VIRTUES, CONTEXTS, ACHIEVEMENTS The Philosophical Quarterly Vol. 58, No. 232 July

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *